sábado, 1 de octubre de 2011

En nuestro barco se come ecológico

En este barco pirata, al mando de la cocina estoy yo, Garrapata.

Hoy no voy a mostrar ninguna receta, sino las razones por las que comemos ecológico y nos decantamos por el consumo de productos locales.

Los alimentos ecológicos (o BIO u Orgánicos), aunque cada vez más extendidos, aún siguen siendo unos grandes desconocidos para la mayoría de la gente, y me gustaría explicar por qué, en estos tiempos de big macs, telepizzas y comidas precocinadas, creemos que es importante, y merece la pena, dedicar un poco de tiempo a cocinar con amor para la familia, prestando especial atención a las materias primas, que es de dónde salen (o deberían salir) el sabor y los nutrientes de nuestras comidas. Y es que somos lo que comemos...

Antes de nada una reflexión al aire sobre la falta de interés por una buena alimentación de nuestra generación. ¿Cuánta gente de nuestra generación (incluyo en ella a aquellos entre los 25 y los 40 más o menos, aunque lo que viene detrás pinta aún peor) es capaz de cocinar más allá de un huevo frito y un filete a la plancha? En la generación de nuestros padres no creo que hubiera una sola familia en la que no se cocinara a diario...

Y a raíz de esta pregunta, otra... ¿Serán nuestros hijos la primera generación que se desarrolle con una alimentación peor que la de sus padres? Yo creo que en la mayoría de los casos sí. Y esto no sólo se debe a que la gente ya no cocina, sino también a la calidad de las materias primas. Las hortalizas de invernadero fumigadas, animales alimentados con piensos transgénicos (que aún no se pueden comercializar para consumo humano, pero sí para consumo animal), peces que crecen en mares contaminados... y un largo etcétera...

Por eso, abogo por una alimentación casera, natural, y en la medida de lo posible, ecológica y local por los siguientes motivos:
  1. Porque son mucho más sanos, están cultivados sin fertilizantes ni pesticidas, que son venenos que, en pequeñas dosis, nos comemos con cada alimento no ecológico que ingerimos.
  2. Porque conservan todo el sabor auténtico y natural. ¿Quién no ha escuchado a sus padres o abuelos eso de "las frutas/verduras ya no saben como antes"?. Ahora las frutas y verduras tienen mejor pinta, pero saben mucho peor. ¿Tendrá que ver con la obsesión por las apariencias que reina en nuestros tiempos
  3. Porque con los métodos de cultivo tradicional que se siguen en la agricultura ecológica no se arrasa el suelo de cultivo, que no es contaminado en el ciclo de producción, sino que se fomenta la fertilidad de la tierra.
  4. Porque es un sistema en armonía con el medio ambiente. Al no usar fertilizantes químicos ni pesticidas no generan residuos tóxicos, potencialmente nocivos para la flora y fauna de los alrededores así como para las poblaciones cercanas (propagación de pesticidas en el aire, filtraciones en el agua...).
  5. Porque los trabajadores no sufren los efectos de los productos químicos. No hay más que pensar en la gente que trabaja en gran parte de los invernaderos de Almería, la mayoría de los cuales tiene problemas respiratorios, alérgicos y de piel.
  6. Porque se fomenta el consumo local. La mayoría de la producción ecológica se destina a los mercados de la zona. El consumo local supone menos huella ecológica, pues las emisiones de CO2 derivadas de los transportes de productos de agricultura, ganadería y pesca, son considerables. Sólo hace falta pensar en las "merluzas frescas chilenas" que se consumen aquí...
  7. Los principios de la ganadería ecológica exigen un trato respetuoso con los animales, proporcionándoles alimentos ecológicos y un espacio suficiente para que se muevan y hagan vida lo más parecida a la libertad.
  8. Porque la agricultura y ganadería ecológica no usan transgénicos, cuyos posibles efectos no están aún comprobados (y más de un estudio ha sido mafiósamente silenciado) y que sólo benefician a unos pocos. Si queréis saber más sobre los transgénicos os recomiendo fervientemente este documental. Es muy interesante y clarificador del mundo en que vivimos...
  9. El mercado ecológico está basado principalmente en pequeñas empresas, muchas de ellas familiares, ayudando al desarrollo de zonas rurales y a los lazos sociales entre productores y consumidores.
Desmontando algunas ideas preconcebidas...
  1. "Es más caro". Sí, es más caro, pero si pensamos en el beneficio social (porque se paga justamente a los agricultores), ecológico, y en el sabor y calidad de los alimentos, quizás no sea tan caro... Ladiferencia entre un tomate ecológico y otro que no lo es, es como la que hay entre un jabugo y un jamón cutre... No deja de ser una elección de en qué queremos invertir el dinero. Unos fuman, otros salen de copas y de cenas todos los fines de semana... nosotros comemos ecológico.
  2. "No hay tanta diferencia". Prueba a tomar un tomate ecológico de temporada o una fruta o un filete y hablamos...
  3. "Con productos ecológicos no se podría alimentar al mundo". Evidentemente la producción ecológica no está pensada para grandes cosechas, pero éstas son menos susceptibles a plagas porque se suplen los pesticidas con métodos tradicionales y con mucha más dedicación por parte del agricultor. Aún así teniendo en cuenta la cantidad de terrenos de cultivo dedicados actualmente para el biodiesel (que por cierto eleva el precio del trigo a precios prohibitivos para los países pobres, generando hambruna), la cantidad de comida que se tira en los supermercados, en las casas del primer mundo y que se estropea en transportes, es más evidente que con una buena gestión podría producirse mucho más alimento de forma ecológica. Aparte de que en el mundo se produce un 25% más de lo que se necesita, pero hay 1000 millones de personas que pasan hambre, por lo que donde habría que empezar a trabajar es en el reparto, que es dónde está el principal problema.
Me he dado cuenta de que muchos puntos de este post darían para desarrollar nuevos posts muy interesantes sobre transgénicos, reparto de bienes, desigualdades sociales...Y puede que lo haga. Pero después de este ladrillo, creo que pondré una receta cortita... :)

Bueno, nos vemos en biocultura!

1 comentario:

  1. Estoy totalmente de acurdo con vos,Viva la alimentación casera, natural, ecológica y local por la salud de nuetros hijos!!..

    Hasta muy pronto!

    Silvana

    ResponderEliminar